miércoles, 31 de mayo de 2017

Despedida de nuestro lector de Francés Jordan Sicard

Después de pasar ocho meses con nosotros perfeccionando su español y enseñando francés en las clases desde 1º de la ESO hasta 2º de Bachillerato, llega el momento en que Jordan nos deja. Esperamos que esta experiencia le haya sido provechosa y que se lleve un buen recuerdo de su estancia con nosotros.
Te deseamos todo el éxito posible en tu futuro.

Nos ha dejado una carta de despedida contando su experiencia, aquí la transcribimos:

ENSEÑAR EN EL MIGUEL DE MOLINOS

Os voy a exponer mi punto de vista y lo que realmente opino.
Enseñar aquí ha sido una auténtica pasada, y lo digo de verdad. Lo que pasa es que trabajé en dos institutos: San Valero, los Lunes y  viernes, Miguel de Molinos los martes y miércoles. Así que, no hay ninguna duda: me sentí muchísimo más cómodo en Miguel de Molinos a pesar de que San Valero me gustó mucho también, seamos honesto. Sin embargo, NO TIENE NADA QUE VER. En Miguel de Molinos, la enseñanza me parece mucho más interesante, ya que aquí se habla siempre en francés y los profes con  los cuáles he trabajado son a mi gusto increíbles: cada uno tiene su manera de hacer las cosas y para mí, se destacan de la mayoría de los profes y de los que conocí cuando estaba al instituto. Por lo tanto, me lo pasé fenomenal, trabando con ellos.
Aprendí tanto de ellos, y de los alumnos también. Hablando de los alumnos, debo decir que todos los que tuve, estaban muy interesados y cariñosos, así que resulta un poco duro despedirse porque al fin y al cabo, les tengo mucho cariño.

Además,  tengo que decir que la cafetería es el paraíso para tomar algo y pasar un buen rato durante el recreo! Pude hablar mucho con todo el mundo y de esa forma, mejorar mi español por supuesto. Hablé un montón con todo el personal del instituto, salí con algunos para hacer excursiones en los Pirineos, tomando copas… Lo que me gustó más ha sido trabajar como profe y  ahora sé lo que es. Lo que me hace gracia es que hace un año estaba estudiando, solo espectador, mientras que como Auxiliar de Conversación, fui un real actor, desempeñé un papel más concreto: y eso precisamente lo que buscaba y sobre todo la razón por la cual vine aquí.

Nunca había visto un instituto hacer tantas actividades, que son, dicho sea de paso, muy chulas.

Así que, quiero agradecer a todo el mundo porque la verdad es que nunca olvidaré esta aventura de la leche, incluso si tengo el Alzheimer.
Y como siempre digo: “MIGUEL DE MOLINOS, EL MEJOR INSTITUTO DE TODA LA VIDA “


 Jordan Sicard


No hay comentarios:

Publicar un comentario